20 COSAS SOBRE MI MISMA

1-Me llamo Sonia y tengo 36 años, soy licenciada en periodismo y estudié un posgrado de crítica de cine y de música pop.

2-Soy madre primeriza reciente y mis dos amores son mi nene y mi marido.

3.-Amo el cine y tengo una web, Facesonthebox (www.facesonthebox.com).

4.-Adoro el cine francés.

5.-Me gustaba ir a festivales de cine: a San Sebastián y a Sitges. Ahora apenas voy a pases de prensa.

6.-Tengo muchas manías: Una es seguir la previsión meteorológica.

7.-Adoro los días lluviosos y frescos y el olor a tierra mojada.

8.-Vivo en Barcelona y allí hace demasiado bochorno. Se alarga mucho el verano.

9.-Me gustaría ser más paciente y tranquila. Estoy aprendiendo a serlo.

10.-Me encanta el salado, más que el dulce.

12.-Soy una persona nerviosa. A veces me pongo de los nervios.

13.-No soporto la impuntualidad ni la inconstancia.

14.-Nada de esta vida me ha venido regalado: Me he esforzado mucho para ser quién soy.

15.-Soy muy friki y muy rara en muchas cosas, pero estoy orgullosa de ello.

16.-Me encanta la literatura francesa actual (Mathias Malzieu, Nicolas Barretier, Marc Lévy) y los clásicos de toda la vida (Shakespeare, Goethe, etc).

17.-Soy consumidora compulsiva de ropa y complementos de bebé. La casa que más me gusta para nenes es H&M y la de mejor relación calidad precio es C&A. Otras tiendas de referencia eran Vertbaudet (pero me desencanté por problemas en la compra en su web), Zara Kids y las paradas del Mercat de Sant Antoni.

18.-No soy muy melómana, a pesar de tener el título elemental de música y haber estudiado hasta 6º de piano.

19.-Soy muy mitómana: Cuando algo me gusta mucho, me gusta hasta la médula.

20.-Me gusta el misterio y no revelar todo...Por eso, ya no os voy a decir más de mí ;-)

APOCALIPSIS ZOMBIE EN EL MAR: VISITA AL RODAJE DE REC 4

El autobús llega al Plató 4 del Parc Audiovisual de Catalunya, situado en Terrassa (Barcelona). Acabamos de llegar al lugar en donde se están recreando el laberinto de pasillos que conforman el escenario principal de Rec 4: Un claustrofóbico barco mercante. Al lado del set, el Hospital de Tórax: lugar lleno de leyendas sobrenaturales, que ayudan más, si cabe, a recrear la atmósfera que Jaume Balagueró necesita para cerrar la saga. Una terrorífica franquicia que se ha convertido en la más fructífera muestra de género no sólo en España, sinó en Europa.

La expectación es brutal. Medios nacionales e internacionales se acumulan en un estudio donde todo está cuidado al milímetro para intentar indagar que se está cociendo en la última entrega de Rec. ¿Qué va a suceder en este film? ¿La amenaza zombie va a finalizar o el Apocalipsis del título ya nos anticipa un final fatal? ¿Qué revelaciones vamos a encontrar en este capítulo final?

MANUELA VELASCO: LA RIPLEY DE BALAGUERÓ

Poco a poco, vamos descubriendo qué secretos ocultan esos pasadizos navieros. Hablamos con Manuela Velasco, quien nos confiesa que ha sido el rodaje más duro de su carrera. Según la actriz madrileña, la parte acontecida en Canarias, donde se han realizado los exteriores, ha sido de una intensidad extrema. Un buque de estas características no está acondicionado para rodar una producción y más de estas características con la que la integridad física de la actriz ha sufrido estragos en más de un momento. “Ha sido una pesadilla", recalca la actriz. Sin embargo, la filosofía con la que Manuela ha afrontado este desafío es de una entereza y profesionalidad intachable. La intérprete que vuelve a dar vida a Ángela Vidal transmite una vitalidad y optimismo que nos deja perplejos. Sin duda, se ha ganado los galones para ser la "Ripley" de este film de terror español.

Siguiendo con el paralelismo con Alien, Jaume Balagueró compara esta nuevo episodio con el mundo creado por Riddley Scott " Si Rec y Rec 2 serian mis Alien y Alien 2; este Rec 4 sería mi Prometheus". Las expectativas de los asistentes suben como la espuma. El film promete responder preguntas sobre el origen de esta infección, pero el director de Mientras Duermes también nos advierte que estas preguntas  puede que "generen otras, como todo en la vida." De todas formas, el realizador aclara que este largometraje tiene muy poco en común con los films citados. Tanto de envergadura como de temática. Y es que, a pesar del revuelo que despierta el film y las condiciones exhaustivas que han tenido que sufrir en el rodaje, se respira familiaridad en el set. La familiaridad que se crea cuando desde 2007 las mismas personas ha formado parte de este proyecto en común llamado REC.

Después de las entrevistas, volvemos al estudio. Es allí donde descubrimos realmente un poco más del misterio de este epitafio fílmico que tantas pasiones ha levantado entre el público amante del terror. Poco a poco cualquier dato que se nos proporciona con cuentagotas va tomando forma y las elucubraciones crecen en las mentes de los asistentes. 

EL ATAQUE CON EXTINTOR

Para terminar, los últimos miembros de la prensa asistimos a un momento de lo más especial: en un pasadizo de esta embarcación infernal, Jaume le da instrucciones a Manuela para usar un extintor como arma arrojadiza. Entonces, Manuela se acerca amenazante a nosotros corriendo por el pasillo como si nos quisiera golpear con el aparato contra incendios. Su imagen se congela para los objetivos de los reporteros gráficos y para nuestros ojos; dejando un recuerdo imborrable que huele a cine por los cuatro costados. Luego bromea con los periodistas diciendo que es más complicado de lo que parece dominar un objeto de tal envergadura. Pero Manuela está hecha de otra pasta. Como Jaume y todo el equipo. Salimos del plató con esa sensación: la de asistir a la creación de otra obra hecha por gente que ama este tipo de películas y se deja la vida haciéndolas. Y por eso no hay infección que les detenga. 

JOAN BOTER ARJONA.-

Pie de foto: Manuela Velasco, muy solícita con la prensa.

 

 

CINES TEXAS, LA NUEVA ESTRELLA DE GRACIA

 Este mediodía se ha presentado un nuevo proyecto en Barcelona: El de la reapertura de unas míticas salas de cine del popular barrio de Gracia, los Cines Texas (Bailén 205). Al frente de esta iniciativa está la empresa Raig d´Idees i Propostes Visuals S.L con el cineasta Ventura Pons (y su productora Els Films de la Rambla S.A.) como cabeza visible y la colaboración inestimable del exhibidor Ricard Almazan y de Àngels Gelabert como jefa de prensa.

Tal y como ha explicado, Ventura Pons es un cine de reestreno a precio muy asequible (3 euros) que "no pretende hacer competencia a otras salas". Películas como 12 años de esclavitud, de Steve McQueen; La gran belleza, de Paolo Sorrentino; La vida de Adèle, de Abdellatif Kechiche, serán algunos de los títulos que podrán verse en alguna de las 4 salas (llamadas en memoria de Néstor Almendros; Bigas Luna; Rovira Beleta y José Luís Guarner) totalmente remodeladas y acondicionadas, con amplio espacio entre las butacas, buscando el máximo confort de los espectadores.

¿Cuál es la particularidad de los nuevos Texas? Cubrir un vacío existente: El de las películas en versión original todas ellas subtituladas en catalán.

Una de las pretensiones es que vuelvan los espectadores al cine y, para ello, aparte del precio asequible, acercarán los Texas a todo tipo de público. Así pues, una buena noticia para los padres es que los fines de semana programarán sesiones matinales infantiles para recuperar para los más pequeños el placer y la magia del cine.

Y para los que creáis que la cartelera se cambia cada semana y no da tiempo a ver lo que a uno le gusta, puede que sea así o no, pues será el público que determine la permanencia de las películas. Si una cinta funciona, no se va a retirar de inmediato brindando a buenas películas una nueva vida cinematográfica.

Mañana día 17 de septiembre habrá una sesión especial donde se proyectará una película mítica de cada uno de los cineastas que dan nombre a sus salas, mientras que ya el jueves 18, los nuevos Cines Texas conocerán una nueva vida siendo un nuevo lugar de referencia para todos los cinéfilos en particular, y para el público en general.

DAVID PALOMAR/SONIA BARROSO.-

 

CHRIS HEMSWORTH: EL AUSTRALIANO QUE SEDUJO A LA PATAKY

Chris Hemsworth ha saltado a la fama como el Dios del Trueno, Thor en las dos secuelas de la película del mismo nombre, basado en el cómic de Marvel del mismo nombre y en la reunión de superhéroes de Los Vengadores, de Joss Whedon.

Pero...¿de dónde sale este atractivo rubio australiano, de 1,93 de estatura? Su carrera comenzó en la televisión australiana en una serie que se llamaba Home & Away, aunque no dio el salto al cine hasta que J.J.Abrams le fichó para interpretar al padre del capitán Kirk en la primera de Star Trek. A partir de este breve, pero emotivo rol, Hemsworth, el mayor de tres hermanos (Luke y Liam), comenzó a despuntar en la gran pantalla. 

Asimismo, pasó a llenar portadas, pues GQ y Empire le nombró hombre del año. Además, se convirtió en 2010 en el señor de Elsa Pataky, con la que tiene una hija, India Rose. Ídolo del papel couché, Hemsworth tiene el reto de demostrar que es un buen actor y no sólo un físico imponente y una cara bonita. Además de Thor, ha protagonizado la cinta fantástica Blancanieves y la leyenda del cazador y también el film de terror de culto, Cabin in the woods, que se estrena esta semana.

No obstante, Chris ha alcanzado la mayor notoriedad interpretativa de su corta pero intensa carrera en Rush, de Ron Howard, interpretando con brío al piloto de Fórmula 1, James Hunt, en un apasionante cara a cara con Daniel Brühl como Niki Lauda. Quizás este sea el tipo de papel que estaba buscando y que se le ajuste más como anillo al dedo. Guapo, joven, seductor y multimillonario. Aunque dicen que es un poco mojigato, pues le dieron corte las escenas de sexo con Natalie Dormer en Rush. 

No obstante, con la franquicia Thor en pleno auge, tenemos a Hemsworth para rato. ¡Viva el Dios del Trueno en Asgard!

SONIA BARROSO.-

 

 

 

 

 

EL TRANSCURRIR DE LA VIDA

Con el estreno en nuestras salas de Una familia de Tokio (Tokyo kazoku, 2013) del veterano realizador Yoji Yamada que acaba de ganar la Espiga de Oro en la Seminci, rescatamos la obra en que se basa, ya que se trata de un clásico del cine japonés que ha influenciado a cineastas tan ilustres como Wim Wenders. Cuentos de Tokio (Tokyo Monogatari, 1953) es, sin duda alguna, una de las películas más famosas  de Yasujiro Ozu y por eso no es de extrañar que a día de hoy siga dando que hablar. Para celebrar el 60 aniversario la productora Shochiku restauró la película en alta definición y se estrenó mundialmente en la pasada edición de la Berlinale. Además, gracias a la distribuidora Contracorriente Films, la versión remasterizada ha sido editada también en España en DVD y en Blu-ray, así que, está claro que hay motivos de sobra para que volvamos a analizar la obra maestra que nos legó Ozu. 

Antes que nada quiero decir que no quiero entretenerme con el argumento, por todos ya conocido, ya que, me parece que lo relevante es destacar las características esenciales del cine de Ozu. Cuentos de Tokio es una sencilla y agradable historia que trata sobre la vida. Es un cine de corte clásico, puesto que, nada más empezar nos presentan a los protagonistas de esta entrañable pero a la vez triste historia y, desde el principio queda claro el objetivo que persiguen los ancianos, que no es otro que visitar a los hijos que viven en Tokio, lejos de su casa en Onomichi (que está situada en la prefectura de Hiroshima). Este es el argumento inicial que nos plantea Ozu para hablar de los temas que le interesaban, que son la familia y el paso del tiempo. Y como no podía ser de otra manera, los acontecimientos se suceden respetando la cronología, ya que, el tiempo avanza inexorablemente dejando atrás el pasado que nunca más volverá. Ese es el gran tema de las películas de Ozu, el paso del tiempo y las consecuencias que tiene en la gente que amamos. El pasado desaparece poco a poco sin que nos demos ni cuenta. El tiempo acaba cambiándolo todo a nuestro alrededor y por ello, hay que aceptar las cosas como son, aunque no nos guste.

Algunos han querido ver en la obra de Ozu la contraposición entre tradición y modernidad, lo japonés y lo occidental, pero sería un grave error si juzgáramos de esa manera tan simplista la fructífera filmografía que construyó a lo largo de toda su vida. Ozu nos habla de lo trascendente, de la misma condición humana y cómo el tiempo hace mella en la vida de cada uno de nosotros. No se entretiene con cosas banales y pasajeras, quiere mostrar la vida tal y como es. Por ello, el ritmo de las acciones es lenta y pausada, ya que se toma su tiempo para recrear cada una de las situaciones que nos quiere presentar y lo hace, además, con mucha delicadeza. Está claro que a muchos de los jóvenes que han crecido viendo los blockbusters de Hollywood les causará una gran decepción por la lentitud que hace gala su cine, y está claro que Cuentos de Tokio no es una excepción, pero hay que tener en cuenta que los tiempos cambian, y que el cine ha cambiado mucho desde sus inicios.

Además, Ozu era considerado el más japonés de los cineastas nipones y, por ello, su estilo es tremendamente sencillo, pero a la vez muy profundo. Ozu era fiel seguidor de la filosofía zen, por lo cual la sencillez era considerada una gran virtud. Podría prescindir de todo lo que no era importante (cuando decidía dónde poner la cámara, ahí se quedaba) y por ello, no le interesaba adquirir nuevos dispositivos ni adoptar nuevas técnicas de filmar, puesto que, su máxima era que menos significaba más. Con los años fue desechando todo lo que no le interesaba porque, al fin y al cabo, no dejaban de ser adornos vacuos y, por lo tanto, eran totalmente prescindibles, ya que para él, lo relevante era mostrar la vida en todo su esplendor, es decir, reflejó las miserias y alegrías de toda una vida. Pero siempre lo hacía con lentitud y suma delicadeza. En su cine no hay sitio para sobresaltos y sorpresas que puedan impactar al espectador sobremanera, los acontecimientos avanzan irremediablemente hasta llegar al final. Y como en la vida como en el cine los acontecimientos se suceden con total naturalidad, los bautizos suceden a los funerales, y viceversa. Es ley de vida. 

Por lo tanto, siguiendo la filosofía zen, Ozu piensa que hay que aceptar lo inevitable, aunque no nos guste demasiado. Por ello, los ancianos no tienen otro remedio que aceptar la situación actual y deben aceptarlo cuanto antes para que así no sufran en vano. Los hijos ahora que son mayores tienen otras preocupaciones, y ya tienen suficiente trabajo con sacar adelante a sus respectivas familias. Los ancianos deben aceptar que ya no son lo más importante en la vida de sus hijos y deben aceptarlo con total naturalidad. El ego de cada uno de nosotros no hace más que entorpecer el transcurrir de la vida. 

La filosofía de Ozu se resume en la última escena donde el anciano le aconseja a su nuera Noriko que se case de nuevo, puesto que el tiempo avanza y el pasado nunca volverá. Hay que aceptar las cosas tal y como vienen, no hay otra. Debemos aprender a respetar la vida, aunque muchas veces nos duela. 

BEÑAT EIZAGIRRE INDO.-

 

Facebook

Madresfera

¡Me gusta!

¡Síguenos en Twitter!

                                                                      hit web counter
                                                                     NÚMERO DE VISITANTES