SANGRE, VIOLENCIA Y EMOCIONES SOTERRADAS

 

Sitges, un año más y este me estreno como opinóloga en Facesonthebox. Empezamos bien, muy bien con The Witch, apertura del Festival, potente donde las haya y que supone  el descubrimiento de Robert Eggers, un director que arrasó en Sundance y que se postula como uno de los autores más interesantes del género de terror emocional y psicológico. Esta bruja pone la piel de gallina, con emociones soterradas, sin necesidad de sustos ni efectismos innecesarios, la historia, ambientada en la sociedad cerrada de la Nueva Inglaterra del siglo XVI me mantuvo pegada a la butaca, mordiéndome las uñas...

Muy distinta es La novia, de Paula Ortiz, pero su imaginería poderosísima (menudas imágenes, que se te quedan pegadas a la retina), Las bodas de sangre de Lorca cómo nunca nos las habíamos imaginado y una Imma Cuesta en estado de gracia, reclamando un merecidísimo Goya a la mejor actriz.

Más gamberras y sangrientas, The Baskin, o como las cinematografías raras y emergentes pueden pegar fuerte como el año pasado la vampírica iraní A girl walks home alone that night, este año le toca el turno a The Baskin, por Turquía, demuestra su "bloody talent" y reclama visión obligada, así como la divertidísima y pasada de rosca, Turbo Kids (ojo, que con ese título, no es cine infantil ni juvenil, aunque homenajee algunas pelis míticas de aventuras de los 80,  Los Goonies & cia). Decepcionante Eli Roth y su Knock knock, no me gustó ni mi adoradísimo Keanu Reeves (su carrera está claramente en caída libre), un sinsentido total, plagado de violencia y sexo. Para los frikis de Star Wars como yo, indispensable el documental I´m your father.

Me encantó ver a Nicolas Winding-Refn recoger la Máquina del Temps y a un vitalista Oliver Stone dando una clase magistral extraordinaria. ¡Cuántas emociones en un solo fin de semana!

Seguiré contando, dejadme que recupere el aliento, en las salas de Cine de Sitges 2015. ¡Hasta pronto!

 

CATI GARCIA SUGRANYES.-

 



 



 



 

 

 

DE BRUJAS A NOVIAS, DE SANGRE, VIOLENCIA Y EMOCIONES

 

Sitges, un año más y este me estreno como opinóloga en Facesonthebox. Empezamos bien, muy bien con The Witch, apertura del Festival, potente donde las haya y que supone  el descubrimiento de Robert Eggers, un director que arrasó en Sundance y que se postula como uno de los autores más interesantes del género de terror emocional y psicológico. Esta bruja pone la piel de gallina, sin necesidad de sustos ni efectismos innecesarios, la historia, ambientada en la sociedad cerrada de la Nueva Inglaterra del siglo XVI me mantuvo pagada a la butaca, mordiéndome las uñas...

Muy distinta es La novia, de Paula Ortiz, pero su imaginería poderosísima (menudas imágenes, que se te quedan pegadas a la retina), Las bodas de sangre de Lorca cómo nunca nos las habíamos imaginado y una Imma Cuesta en estado de gracia, reclamando un merecidísimo Goya a la mejor actriz.

Más gamberras y sangrientas, The Baskin, o como las cinematografías raras y emergentes pueden pegar fuerte como el año pasado la vampírica iraní A girl walks home alone that night, este año le toca el turno a The Baskin, por Turquía, demuestra su "bloody talent" y reclama visión obligada, así como la divertidísima y pasada de rosca, Turbo Kids (ojo, que con ese título, no es cine infantil ni juvenil, aunque homenajee algunas pelis míticas de aventuras de los 80,  Los Goonies & cia). Decepcionante Eli Roth y su Knock knock, no me gustó ni mi adoradísimo Keanu Reeves (su carrera está claramente en caída libre), un sinsentido total, plagado de violencia y sexo. Para los frikis de Star Wars como yo, indispensable el documental I´m your father.

Me encantó ver a Nicolas Winding-Refn recoger la Máquina del Temps y a un vitalista Oliver Stone dando una clase magistral extraordinaria. ¡Cuántas emociones en un solo fin de semana!

Seguiré contando, dejadme que recupere el aliento, en las salas de Cine de Sitges 2015. ¡Hasta pronto!

 

CATI GARCIA SUGRANYES.-

 



 



 



 

 

 

PANORÁMICA DE NUEVOS DIRECTORES

El francés Rudi Rosenberg ha obtenido el premio Kutxabank-Nuev@s Director@s por Le Nouveau/The New Kid una tierna y entrañable historia sobre el nuevo de la clase. Es sencillamente deliciosa. Los personajes principales transmiten mucha simpatía, se sienten muy cercanos en todo momento y es por ello que logran atrapar fácilmente al espectador. Se trata de una bonita y divertida historia sobre un tímido muchacho que intenta hacer amigos en su nueva escuela. Benoit es un chico normando de 14 años que acaba de mudarse a París por motivo del trabajo de su padre y a causa de su timidez le costará cierto tiempo integrarse en el grupo. Al principio intentará evitar a los raritos de clase porque no quiere que le relacionen con ellos. Es razonable puesto que no quiere que le traten como a ellos y todavía puede a aspirar a ser amigo de otros que no den tanta pena. Pero a medida que pasa el tiempo se dará cuenta que los más populares son unos desalmados y poco a poco irá aprendiendo lecciones de vida muy importantes.



Se percata del hecho de que no merece la pena intentar conseguir la aprobación de los más populares porque ellos no saben lo que es el respeto y la comprensión, y sólo hay una manera de conseguir que te traten como a un igual que es convirtiéndote en un capullo. Si uno quiere sentirse bien consigo mismo necesita que los demás le traten con respeto y amor, por tanto, Benoit empezará a juntarse con los raritos. Y gracias a sus amigos podrá disfrutar de esos buenos momentos que le dan sentido a nuestra existencia. El cineasta nos demuestra que no hay nada mejor que sentirse respetado y amado por tus semejantes.

En la vida en general, pero sobre todo, en la adolescencia uno necesita la aprobación de los demás para ganar en autoestima y en confianza, por todo ello es una época realmente convulsa para el individuo. Por otro lado, sabemos que muchas de las personas con las que mantenemos una estrecha relación pueden desaparecer de un día para otro, por ello, es importante que en ese momento preciso donde dos personas mantienen una relación pueda ser beneficioso para ambas partes. Uno no sabe lo que le deparará el futuro, pero sabe perfectamente si una relación le hace bien o no. El amor nos ayuda a madurar y a crecer como personas y sin la ayuda de los demás no podríamos hacer frente a nuestros miedos.

EL AMOR Y EL SEXO EN EL CINE

En una época donde las relaciones no duran porque las personas tienen problemas para amar y dejarse amar es necesario subrayar las ventajas que tiene una relación íntima y duradera en lo referente a la salud mental del individuo. Películas tan potentes y reveladoras como Shame (Steve McQueen, 2011) o Air Doll (Hirokazu Kore-eda, 2009) nos muestran la cruda realidad a la que tienen que hacer frente aquellas personas que se alejan de los demás porque no se atreven a amar por el miedo al rechazo o por evitar el dolor. Algunos prefieren compartir la vida con un perro cariñoso y fiel, otros prefieren evitar el sentimiento de soledad comprándose una muñeca hinchable de última generación que vale una pasta, y algunas mujeres optan por tener un hijo sin tener que aguantar a ningún hombre. Son medidas desesperadas, por tanto, equivocadas, ya que, cuando uno se siente desamparado los miedos y los deseos lo ciegan y eso hace que cometas estupideces.

No todo es lícito en la actualidad, el dinero no puede brindarnos calor y serenidad. Lo que necesitamos es un compañero de viaje que nos dé cobijo y protección, y que nos ayude a querernos un poco más. Por paradójico que parezca no podemos llegar a ser lo que somos en realidad sin la ayuda del otro. Dependemos del otro emocionalmente desde que nacemos hasta que nos morimos.

Por otro lado, el Jurado ha querido concederles una mención especial a dos películas, a la producción chilena Vida sexual de las plantas y a la sueca Drifters. El cineasta chileno Sebastian Brahm ha presentado Vida sexual de las plantas un interesante drama que retrata la complejidad de las relaciones amorosas entre parejas. La cinta nos sirve para reflexionar sobre la pasión y el amor. La pareja protagonista vive momentos de mucha pasión y es evidente que disfrutan al máximo en la cama, pero el problema es que Bárbara quiere ser madre. Al parecer, no quiere esperar más. Su chico no entiende porque ella está tan obcecada con lo de tener un hijo, puesto que, piensa que lo mejor que pueden hacer en este momento es disfrutar de la pasión y del buen sexo.

Como se sabe la atracción y la desenfrenada pasión que sienten los amantes al principio de la relación no dura para siempre, ya que, cuando la relación va creciendo en intimidad sucede que al mismo tiempo la pasión va agotándose poco a poco. Además, el sexo se vuelve rutinario, ya que, la excitación sexual depende mucho de la novedad y de la incertidumbre según demuestran los estudios, por tanto, cuando el amante se convierte en una persona mucho más cercana gracias al grado de confianza que se obtiene con la convivencia diaria es difícil, por no decir imposible, mantener viva la llama de la pasión. Es un proceso biológico, y hay que asumirlo con total naturalidad, si no nos pasaríamos toda la vida teniendo sexo día y noche. 

Por paradójico que pueda parecer el sexo disminuye cuando surge el amor. Algunos optan por buscar otro amante cuando la pasión se acaba y de este modo renuncian a construir una relación íntima y duradera con el que hasta ese momento ha sido su fiel amante. El amante puede convertirse en pareja si hay determinación de llegar a acuerdos por parte de ambas partes, pero hoy en día muchos jóvenes prefieren no complicarse la vida y quieren alargar la etapa de la pasión todo lo que sea posible. Eligen el buen sexo y la pasión en vez del amor, y es normal, ya que, el amor es aburrido, pero en cambio, nos da calor y lo que es más importante nos ayuda a superar nuestros miedos. Por ello, muchos jóvenes encadenan relaciones de “pareja” de 2-3 años, y cuando la relación crece en lo íntimo necesitan recuperar la pasión perdida, y por tanto, desechan a esa persona porque la pasión necesita de la novedad. La excitación del encuentro sexual casual se basa justamente en eso, es decir, en la imprevisibilidad. 

Cuanto más estrecha sea emocionalmente la relación el sexo se convierte en algo rutinario y familiar, por tanto, el director nos advierte de que es totalmente absurdo querer adelantarse a los acontecimientos. En la vida hay diferentes fases, y hay que aceptar las cosas tal y como vienen. Todo llega a su debido tiempo, incluso la muerte, sólo tenemos que ser pacientes y tratar de disfrutar el momento. Por todo ello, el autor nos anima a vivir el presente a pesar de que sea una misión imposible para los individuos que viven estresados y preocupados por todo tipo de cuestiones. Y cuando la pasión se haya evaporado los protagonistas ya tendrán tiempo para pensar en formar una familia.

Según Sloterdijk el movimiento es la respuesta a los problemas de la transitoriedad de la vida y al injusto e desigual destino de los individuos, y al parecer, aquel que no esté haciendo nada provechoso con su vida se quedará rezagado. El sexo no sólo sirve para engendrar niños, también sirve para disfrutar del placer o para afianzar el vínculo emocional que mantienes con tu pareja. Disfrutar de la pasión y el buen sexo es disfrutar de la vida, estoy totalmente de acuerdo con la tesis del autor de la película. Cada cosa a su debido tiempo.

DRIFTERS: LA ADICCIÓN A LAS DROGAS



Drifters es la ópera prima del realizador Peter Grönlund. Se enmarca dentro de la tradición de cine social, pero además de ser honesta resulta entretenida. Se trata de una cinta que muestra la cruda realidad de Minna una mujer adicta a las drogas que sobrevive vendiendo droga en las calles. La historia puede recordarnos a la ópera prima del danés Nicolas Winding Refn, pero Pusher (1996) era un producto fallido, sin alma, ya que, se trataba de un homenaje que hacía el entonces joven cinéfilo, que aspiraba a convertirse en cineasta, al cine que tanto admiraba. Drifters, en cambio, es una buena película, puesto que, consigue transmitir con eficacia la belleza y la dureza de la vida. Por tanto, está claro que los hechos que acontecen en la pantalla parecen mucho más creíbles que los que se retrataban en Pusher. Será porque el cineasta sueco ha trabajado como periodista en un periódico que da cobertura a los temas sociales más candentes de la sociedad, por consiguiente, Grönlund utiliza el poder del cine para acercarnos la realidad de las personas que sobreviven en los bajos fondos de su país.

Minna primeramente golpea a un trabajador social cuando la avisan de que tiene que dejar el apartamento cuanto antes y después estafa a uno de los delincuentes más peligrosos de la zona, por tanto, no tiene otra opción que esconderse de la policía y de los delincuentes que la buscan. Gracias a la ayuda de una mujer que acaba de conocer conseguirá hacer frente a las adversidades y salir adelante. Las dos mujeres van a apoyarse mutuamente. Por ende, el autor reivindica la amistad para hacer frente a la vida.


PIKADERO: CINTA CON ENCANTO


Para terminar quisiera destacar una peculiar cinta. Pikadero es obra del cineasta del escocés Ben Sharrock y aunque se trate de una cinta pequeña tiene su encanto. Estamos ante una propuesta diferente y arriesgada que se aleja de la narrativa clásica dominante y aboga por mostrar lo absurdo de la vida a través de escenas de humor seco que recuerdan a Kaurismaki. Las situaciones que se nos muestran en pantalla son ya cómicas, en este tipo de cine la puesta en escena y los gestos adquieren mucha más relevancia que los diálogos. Es por ello que tiene mucha personalidad y eso es de agradecer en esta época donde lo que prima es el vacío espectáculo y el frío dominio de la técnica.

Con el trasfondo de la crisis económica que ha obligado a muchos jóvenes a salir al extranjero en busca de un futuro nos cuenta una historia de dos personas que acaban de conocerse. El autor ha contado la participación de actores vascos de sobra conocidos en Euskadi como son Bárbara Goenaga, Joseba Usabiaga y Lander Otaola y está rodado en vasco. La pareja quiere acostarse pero no pueden porque ambos viven en casa de sus padres. Los vascos tienen fama de fríos y cerrados en lo que se refiere al sexo y esta historia sería la fehaciente prueba de que el catolicismo sigue ejerciendo todavía mucha influencia entre los jóvenes. La pareja se parece a los puritanos Bella y Edward de la exitosa saga Twilight, o lo que es peor a la pareja de ancianos de Amour de Haneke, ya que, parece que ya han superado la fase de la pasión y el buen sexo. Si tuvieran ganas de hacerlo lo harían en cualquier sitio, pero el chico le confiesa a su amigo que el sexo no lo es todo. Tiene razón, el sexo no lo es todo, pero eso lo tendría que decir una vez que tuviera pareja estable y familia y no cuando está conociendo a una chica que le gusta.

Normalmente la mayoría de las personas que acaban convirtiéndose en pareja han sido amantes al principio, es decir, la atracción y el enamoramiento dejan paso el amor. Pero como dije anteriormente muchas personas prefieren decantarse por la atracción sexual y la pasión, aunque tengan fecha de caducidad, y no van a conocer el amor hasta que no empiecen a construir una relación íntima y duradera. Porque el amor significa que las necesidades y miedos de otra persona son tan importantes como los de uno mismo. Además los estudios demuestran que una relación íntima y duradera ayuda a evitar al individuo problemas de alcoholismo y depresión.

BEÑAT EIZAGIRRE INDO.-

DE UNA BRUJA A UNA NOVIA PASADANDO POR UNA TURCA BIEN SANGRIENTA

 

Sitges, un año más y este me estreno como opinóloga en Facesonthebox. Empezamos bien, muy bien con The Witch, apertura del Festival, potente donde las haya y que supone  el descubrimiento de Robert Eggers, un director que arrasó en Sundance y que se postula como uno de los autores más interesantes del género de terror emocional y psicológico. Esta bruja pone la piel de gallina, sin necesidad de sustos ni efectismos innecesarios, la historia, ambientada en la sociedad cerrada de la Nueva Inglaterra del siglo XVI me mantuvo pagada a la butaca, mordiéndome las uñas...

Muy distinta es La novia, de Paula Ortiz, pero su imaginería poderosísima (menudas imágenes, que se te quedan pegadas a la retina), Las bodas de sangre de Lorca cómo nunca nos las habíamos imaginado y una Imma Cuesta en estado de gracia, reclamando un merecidísimo Goya a la mejor actriz.

Más gamberras y sangrientas, The Baskin, o como las cinematografías raras y emergentes pueden pegar fuerte como el año pasado la vampírica iraní A girl walks home alone that night, este año le toca el turno a The Baskin, por Turquía, demuestra su "bloody talent" y reclama visión obligada, así como la divertidísima y pasada de rosca, Turbo Kids (ojo, que con ese título, no es cine infantil ni juvenil, aunque homenajee algunas pelis míticas de aventuras de los 80,  Los Goonies & cia). Decepcionante Eli Roth y su Knock knock, no me gustó ni mi adoradísimo Keanu Reeves (su carrera está claramente en caída libre), un sinsentido total, plagado de violencia y sexo. Para los frikis de Star Wars como yo, indispensable el documental I´m your father.

Me encantó ver a Nicolas Winding-Refn recoger la Máquina del Temps y a un vitalista Oliver Stone dando una clase magistral extraordinaria. ¡Cuántas emociones en un solo fin de semana!

Seguiré contando, dejadme que recupere el aliento, en las salas de Cine de Sitges 2015. ¡Hasta pronto!

 

CATI GARCIA SUGRANYES.-

 



 



 



 

 

 

SPARROWS GANA UNA CONCHA DE ORO DISCUTIBLE

Como siempre, no quedamos todos satisfechos. Quedan fuera películas que nos hanentusiasmado como High-Rise, Amama, Sunset Song o Les Demons. O la maravillosa película de animación The boy and The Beast. Del palmarés oficial: muy de acuerdo en premiar a los dos actores de Truman, la mención para El apóstata.

Tibieza respecto a Sparrows y Los caballeros blancos: la primera gustó sin entusiasmo y la segunda resulta fallida. Respecto a Evolution y El rey de La Habana, ya os hemos comentado que no nos habían conquistado. Premios que apuntan más a temáticas interesantes que a propuestas formales más atractivas, o más clásicas. Había donde elegir, pero no han sido las seleccionadas.

En selecciones paralelas destacar a Paulina que sale de San Sebastián con tres premios.

Premio TVE Otra Mirada: Paulina

Cine en Construcción: Era o Hotel Cambridge

Premio Irízar al Cine Vasco:

▪ Mención del Jurado: Irene Escolar (Por Un otoño sin Berlín)

▪ Premio Irízar: Amama

Premio del Público a la Mejor Película Europea: Mountains may depart (Jia Zhang-Ke)

Premio del Público a la Mejor Película: Our little sister (Hirokazu Koreeda)

Premio Horizontes:

▪ Menciones del Jurado: Luis Silva (Desde Allá) y la película Te doy anarquía.

▪ Premio Horizontes: Paulina

Premio Kutxabank Nuev@s Director@s:

▪ Menciones especiales: La vida sexual de las plantas y Drifters

▪ Premio Kutxabank: Le Nouveau

Mención especial del Jurado: El Apóstata

Premio a la Mejor Fotografía: Manu Dacosse (Evolution)

Premio Mejor Guión: Arnaud y Jean-Marie Larrieu (21 nuits aves Pattie)

Concha de Plata a la Mejor Actriz: Yorkanda Ariosa (El rey de La Habana)

Concha de Plata al Mejor Actor: Ricardo Darin y Javier Cámara (Truman)

Concha de Plata al Mejor Director: Joachim Lafosse (Les chevaliers blancs)

Premio Especial del Jurado: Evolution

Concha de Oro: Sparrows (Rúnar Rúnarsson)

IMMACULADA PILAR COLOM.-

Facebook

Madresfera

¡Me gusta!

¡Síguenos en Twitter!

                                                                      hit web counter
                                                                     NÚMERO DE VISITANTES